martes, 11 de marzo de 2008

La Mascletá

Es algo que inexplicablemente atrae a los valencianos. Lo sentimos como algo muy nuestro. Es parte de nuestra propia identidad. Nunca he oído a algún valenciano decir que no le gustan. En las tres provincias que forman nuestra querida Comunidad Valenciana, es algo que se celebra de vez en cuando y de manera especial en las fiestas de turno.

La gente me pregunta que es realmente una mascletá. Y la verdad, no es difícil. Una mascletá es una sucesión de petardos de alto "voltaje" que explotan de una manera ciertamente acompasada. En un principio es suave, para acabar con un gran estruendo que llena el emplazamiento de sonido y humo.

Pero para nosotros la mascletá es algo que va mas allá. Conozco casos extremos de gente que durante la época de mascletás en Valencia para las fallas, que para los de fuera decir que son desde el día uno de Marzo hasta el diecinueve, se levanta y se prepara única y exclusivamente para acudir a este acto. Pero eso, señores, son casos extremos. La mascletá consiste en quedar con los amigos y acudir a cierto lugar donde se realice. Los mas señoritos, quedan mucho antes y se toman el aperitivo. Otros, hacen lo contrario, tras verla, acuden a comer a algún sitio de renombre. Y los mas normales, acudimos con la esperanza de encontrarnos con alguien conocido, a ser posible chica y volver a casa a comer.

Otra cosa es el humo. El olor a pólvora. Es inconfundible. A todo el mundo le gusta. Me encanta. Nada huele igual, ni los petardos. Adoro ese olor.

Es todo un acontecimiento en Valencia. No existe nada parecido. La gente se lo toma muy en serio. Desde una hora antes ya hay gente en las primeras filas. Para que luego la mascletá dure seis o siete minutos.

Pero el momento final, cuando el pirotécnico enciende la recta final de la mascletá, cuando suenan los petardos mas fuertes y mas seguidos y cuando toda la plaza se llena de ese humo exquisito, ese final en el que todos los pelos se me ponen de punta, es indescriptible.

Me alegro de ser valenciano y de poder disfrutar de estas cosas. Es algo que llevamos en la sangre. De hecho, mi madre me cuenta que cuando era pequeño, me llevaban en el carrito y me dormía. ¿Sería por lo a gusto que me encontraba?

Para muestra la primera mascletá de este año:

8 comentarios:

Jesús David dijo...

Hostia, no sabia k eras valenciano, crei k eras de galicia por lo de "galladas". Mátame.

Yo desde fuera no le veo nada interesante a la mascletá, lo que molan son las fallas

Jesús David dijo...

Y el disco de Estopa me ha decepcionao.

He dicho, :D

Jesús David dijo...

A k da rabia ver k tienes tres mensajes y k luego sean del mismo pesao?

Jesús David dijo...

4 ya no te cuento.

Perry Mason dijo...

Jajajajajajaja!!!!

Rafalet dijo...

Si es que sois unos folloneros.

Akinogal dijo...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

Salar dijo...

See here or here