lunes, 10 de diciembre de 2007

Frío

Tenia la seguridad de que estaba haciendo algo mal. Sabia que eso era infringir las normas y que si alguien lo veía se la cargaría. Buscó algo por el almacén para poder disimular el muñeco. Una caja. Si, eso serviría. Puso las hojas satinadas y encima el payaso. Cuando lo dejó, miró a Jack con cierta diversión. Cerró la caja y la cogió con ambos brazos.

Salió a la terraza de nuevo. Se dio cuenta de que ya había amanecido. Los operarios no estaban. Tenía vía libre. En esos momentos empezó a nevar. Pero Jack no tenía frío, solo pensaba en llegar a su habitación y esconder el muñeco. La sensación de infringir las reglas le daba a su cuerpo cierto calor y por ello no notaba la nieve que caía sobre él.

Pero de repente se acordó de un detalle. ¿Cómo iba a conseguir llegar hasta la planta 30, en la que se encontraban las habitaciones, sin que nadie lo viera? Las hojas podía llevarlas en la mano, no necesitaba caja. Empezó a pensar en una buena excusa para decirle al guardia de la puerta.

Entró en el rellano del ascensor y pulsó el botón de llamada. En pocos segundos llegó. Subió y pulsó la tecla 32.

Cuando salió del ascensor un fuerte olor a ajo y mostaza se le metió hasta en lo mas profundo de sus pulmones. Caminó un momento. Giró a la derecha y miró por el rabillo del ojo hacia la cámara que lo observaba desde el techo. Llegó a una puerta inmensa de aluminio. La empujó con su hombro izquierdo.

El calor, el fuerte olor a comida y el humo de cierto guiso, le pegaron una bofetada. Estaba en las cocinas del edificio. Todo el mundo iba de un lado a otro y nadie reparó en el niño de 12 años que llevaba una caja. Jack cruzó una parte de la cocina. Se encaminó hacia un rincón en el que había colgado un cartel que rezaba "cámara".

Salió de la cocina. De pronto algo le agarró por la camiseta. Se paró. Se dio media vuelta. Alguien le preguntó de manera muy severa:

- niño, ¿qué llevas en esa caja?.

1 comentario:

Jesús David dijo...

wow! siempre dejas lo mejor para el final, impaciente stoy por ver como sigue la historia. Saludos!